martes, 22 de noviembre de 2016

ASI SE HIZO LOS MIMPINS 2.0 (continuación)



Uno de los aspectos importantes sobre todo de cara a poder narrar bien el cuento es conocer su estructura, su orden y  los elementos más importantes que queremos transmitir. Porque la idea no es tanto memorizar un pasaje para luego grabarlo y mostrarlo sino comunicar lo que sabemos en base a lo trabajado de forma que el resultado es más real y natural.
En gran grupo fuimos construyendo la historia en base a pictogramas de forma que de una manera visual tuvieramos en un panel toda las escenas del cuento. Como ya lo habiamos trabajado en los rincones fue bastante sencillo y era cuestion de ir añadiendo detalles.




Aqui tenéis una muestra de como iba quedando la historia en pictogramas.


Pero quizás la parte más intersante de este cuento es el tema de la MÚSICA. Uno de los aspectos que analizamos en el cuento e Por 4 esquinitas de nada era la importancia de la música para transmitir y reforzar lo que estamos diciendo con palabras emociones (triste, contento).
Era muy importante que nosotros tambien buscramos múscia para las diferentes escenas.


Como ya conociamos bien el cuento, entresacamos 5 tipos de escenas que requerian musica diferente.
Por ejemplo la primera una múscia que nos muestre a Billy aburrido....
La selección la hicmos a traves de la PDI en la que yo les planteaba 3 posibilidades para cada escena y por pequeños grupos y por votación decidian cual le parecía la más ADECUADA. Esta palabra es importante porque hubo que ayudarles a distinguir la que más le gustaba de la más adecuada para cada escena.




Toda la clase participaba de las audiciones y mostraba su opinion pero solo un grupo por e3scena tenía capacidad de decisión.


Otro de los elementos del cuento era elaborar una pequeña maqueta de la casa de los Mimpins, con papel de cocina mojado y cola dimos textura a lo que era la corteza de un árbol y en el interior las figuras de plastilina y la decoración en papel.
Les encanta abrir la ventana e la casa y ver el pequeño saloncito de Los Mimpins.







La última parte era narrar el cuento. Para eso de forma voluntario fueron saliendo y contando una escena  mientras yo lo grababa con el micro del móvil intentando que el resto mantuviera la calma y el silencio.
Resulta curiososo la sorpresa para muchos de escucharse y en algunos casi, como nos pasa a algunos adultos, no reconocer su propia voz.

Y nos quedan un par de cositas, convertirnos en Mimpins y formar parte de su árbol y dramatizar o mejor dicho sentir el cuento aprovechando la musica de las diferentes escenas en alguna sesión de psicomotricidad.














No hay comentarios:

Publicar un comentario